Continúo sobre las aplicaciones de este maravilloso aceite esencial...

Enjuagues de boca: Para los herpes labiales, las úlceras en la boca o los dolores de muelas, da buenos resultados. Añadir de cinco a diez gotas en un vaso de agua templada, remover. Hacer gárgaras con el líquido y enjuagues de boca. Después tirar el líquido, no tragar.

Principales efectos medicinales de los enjuagues bucales con este aceite:

  • Desinfección de la cavidad bucal.
  • Alivio de los dolores.
  • Refuerzo de la curación en los lugares inflamados de la boca y el paladar.
  • Eliminación del mal aliento.

Inhalaciones: Actúan sobre el cuerpo y sobre la mente. Pondremos unas gotas de aceite de árbol del té en una palangana con agua hirviendo que eche vapor. Inclinaremos la cabeza sobre ella y nos tapamos con una toalla. Respiraremos lentamente durante unos 10 minutos estos vapores, con los ojos cerrados.

Una manera rápida y cómoda de inhalar el aceite del árbor del té en cualquier momento y lugar, es aplicando unas gotas sobre un pañuelo de tela. Y por la noche se puede aplicar sobre la almohada algunas gotas.

Principales efectos:

  • Alivio de la tos.
  • Mejoría en los resfriados y trastornos de las vías respiratorias.
  • Regulación del metabolismo en problemas dermatológicos como granitos, acné, puntos negros...
  • Cuidado eficaz de la piel.

Compresas: Sumergeremos en agua un paño o gasa, escurriremos bien y le aplicamos dos o tres gotas del aceite. Dependiendo del problema el agua estará caliente o fría.

Los principales efectos son:

  • Desinfección de la zona a tratar.
  • Alivio del dolor.
  • Acelera el proceso curativo.